La legión estudiantil junto a las barricadas obreras

“Desde el principio, los «verdaderos revolucionarios» estuvieron en minoría, pero el 22 de febrero de 1848, después de que prohibieran un banquete, empezaron los disturbios en París, en los que los estudiantes se unieron a los artesanos en las nuevas barricadas.
(…) Los estudiantes -y sus profesores, que hasta entonces habían permanecido en calma- figuraron entre los más activos en las escaramuzas callejeras que precedieron a la caída de Metternich, al igual que los obreros manuales e industriales, que, como sus colegas británicos y franceses, sufrían los rigores de la depresión económica: muchos de ellos estaban en paro. Y a la hora de reprimir la revuelta, Metternich disponía de una fuerza policial en activo sorprendentemente reducida -sólo mil agentes, mucho menos que Luis Felipe- y una guardia urbana de catorce mil agentes, de modo que la guardia civil y la legión estudiantil, acabadas de crear, se hicieron con el control.”

Asa Briggs en Historia Contemporánea de Europa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s