Anécdota desde un colectivo

ER la plata

Desde la Capital vuelven a sus barrios en el Gran Buenos Aires las empleadas domésticas que trabajan en los barrios de la zona norte, que esta vez, sin distinción de clase, también fueron afectados por la lluvia que dejó al descubierto los límites del modelo kirchnerista. Son tres mujeres de más de 40 años que perfuman el colectivo con olor a lavandina. Se agarran del barral para no caerse, y le muestran a todos sus manos curtidas por trabajar limpiando las casas ajenas.
Los comentarios en el colectivo son sobre la masacre de La Plata. Scioli acaba de anunciar que ya hay 46 muertos y nos invade la tristeza y la bronca. Son las 17 horas.
Una de esas mujeres llama a su hijo. Él le pregunta cómo estaba la casa de la patrona. Ella le cuenta que zafaron pero que a la madre de la dueña de casa le entró mucha agua. Le cuenta también que tuvo una discusión con ella. Que la dueña de casa opinaba que “pobre Mauricio, esto es porque Cristina le hace la vida imposible”. Mientras se lo cuenta a su hijo, se burla de Macri y también de la mujer adinerada. Pero también le comenta que aunque no vale la pena peliar con ella porque no la va a convencer, “en un momento se la mandé a guardar, y le dije qué Mauricio qué Cristina, acá la culpa es de todos”. Se ríe, aunque está con bronca porque se acaba de enterar de los muertos de La Plata, sonríe porque en su pequeña venganza cotidiana le pudo decir a la dueña de casa lo que pensaba. “La culpa es de todos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s