Romance a la miliciana

Masticando aun su rabia, el pecho herido por las balas,
mas los ojos como avispa, cuando baja la montaña
por las tierras fronterizas que hace tiempo son de España
del bastión de Cataluña una mujer emigraba
como el Cid marcha al destierro pero con la moral bien alta.

Cuenta que un francés galante le habló así a la Miliciana,
que empuñaba su fusil contra su pecho que sangra.
Herida llegáis señora con hambre y casi helada,
acéptame pues mi ayuda para bajar la montaña,
sé que peleaste valiente defendiendo bien la causa
mas los fascistas son fuertes, aviones tienen y armas
de las mejores del mundo traídas desde Alemania.

La mujer lo miró con odio y esto le arrojó a su cara
de aquel cobarde: “Cállate, por que me siento ofendida,
no nos batieron los moros ni la basura italiana,
los que dejaban huyendo surcos en las tierras blandas,
ni los fascistas que en el Ebro perdieron valor y fama,
ni los viejos generales que en Madrid echaron malas,
ni los alemanes que en Guernica templos dejaron en llamas,
desde el aire, por que en tierra, como ciervos disparaban.

¿Quiere usted señor saber por qué yo me voy de España?
Con rabia marcho al destierro por la traición staliniana,
y esto lo gritaré mientras viva mirando el cielo y la montaña
que por todos lados encontré la nieve, con mucha sangre regada.
Nuestro pueblo a pie firme creyeron en sus palabras
y en tantos meses de lucha sin cesar nos juraban alianza
mas pronto se la olvidaron ya frente a Checoslovaquia
y con nuestra pobre gente multiplicaron su infamia.

También tiene que saber usted fue por la traición de Francia
que olvidando su historia cometió tan grave falta,
se llevaron nuestro oro y se negaron a darnos armas,
cerrando nuestras fronteras de aquí a las cumbres vascas,
mientras dejaron entrar fascistas por millares en Málaga y en Sevilla
bien armados nos mataran.

Creímos en esos gobiernos fue nuestra perdición, nuestra falta
que pagamos con la vida, las milicias catalanas
que luchando por vosotros, por que los que hoy nos masacran
has de tenerlo presente, te masacrarán mañana.

Sé que no fueron los hombres que allí Trotsky mandara
ni aquellos que en las barriadas obreras la Internacional cantaban,
mas que esa cobarde casta de burgueses que gobiernan
y muy pronto han de ponerte un monarca,
seguro que será un déspota o un militar bien canalla.

Con rabia marcho al destierro, pero con la frente alta,
orgullosa de haber servido en las milicias catalanas
que fuimos un ejemplo para el mundo,
pero aquí por que la historia es larga.
Pero tenlo presente, esto a la larga se paga.

Hundiendo el cuerpo en la nieve, su pecho herido por las balas
en sus ojos dos antorchas, la mano izquierda bien alta
de su pecho rugió un grito “MUERA EL STALINISMO CANALLA”
cuando aquel cobarde huía, moría esa Miliciana.

Martín Ruta 8

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s